Bienvenue à Barcelone


Y la vi….

Mirando por encima la barandilla de la calurosa parte superior de un autobús turístico… Allí estaban sus ojos, mirando a los míos.

– Mira mama, la niña! Ja ja, que graciosa por dios!

De repente, sus ojillos se achinaron, eso solo quería decir una cosa. Decidí mirar a su boca, y mis sospechas se confirmaron: dos dientes y una rosada lengua se asomaron por su boca abierta de una manera tan tierna…
Mis manos repicaron en el cristal de la ventana para hacerle sonreir, y su mano se alzó, copiando mis movimientos… Toctoctoc, otra vez.
Y me volvió a sonreír…

Una ligera luz verde se reflejó por el cristal. En ese momento todos los coches arrancaron, y con ellos el autobús solo les seguía. La niña en movimiento pero sus ojos seguían clavados en los míos.

Una vez nos quedamos atrás la niña seguía asomando su cabeza por debajo de la barandilla para seguir con el juego mientras su mano me decía adiós…

Los perdí de vista, y a la niña también…

Una semana después recuerdo su cara, recuerdo su sonrisa y solo puedo decir…

gracias por esta bienvenida, Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: